Crónicas de una mamá 24/7

Hace poco menos de  5 meses deje de trabajar y creo que fue la mejor decisión que he tomado, por mi tranquilidad y la de mi familia. Ahora que soy una mamá 24/7 todo es diferente al trabajo en un consultorio u oficina, digamos que me lo imaginé de otra forma, siento que es un trabajo digno de admirar por todos lados. Por eso, hice un post con las crónicas de una mamá 24/7, por las cosas que pasamos y que muchas veces no somos valoradas. 

Ser una mamá 24/7 es ser valiente y tener coraje para dejar de trabajar en una oficina y estar todo el día con tu bebé, es cambiar tu ropa de sastre, chaqueta y tus zapatos de taco por unos leggins o pijamas y unas balerinas o zapatillas para andar en casa, es tener tu propio despertador humano que todos los días en las mañanas te diga: mama mamá 10 veces o que te despierten (como en mi caso) abriéndote los ojos a la fuerza! jajaja.. tanto así que hasta te haces la dormida solo para que tu bebé haga lo mismo (aunque no siempre funcione)... Ser una mamá 24/7 es andar cansada, ojerosa, y sin baterías pero aún así seguir con disponibilidad para ellos. Es siempre tener que escuchar la bendita frase: Pero si tu no trabajas? Si estas todo el día en casa?. Que chistoso suena no?. Cómo si estar en casa con el bebé implicará estar tirada en nuestra cama todo el día. Sumado a esto tenemos que aguantar también las criticas de tu propia familia, ya mismo te están diciendo: Y tu carrera? Para que estudiaste?. y un largo etcétera... A veces me dan ganas de decirles: Acaso tu me mantienes? jajajaja.  

Ser una mamá 24/7, es estar pendiente de tu bebé todo el día, aquí no vale pestañear ni un segundo, no importa si tienes o no sueño, habrán días en los que postergas tu baño porque se te paso la hora, hay días en los que se nos quema la comida porque tu hijo gritaba desesperado que lo atiendas, es no tomar desayuno y comer las sobras del plato de tu bebé, es comer tu almuerzo frío y mientras lo haces con una mano, con la otra estas cargando al bebé o dándole teta para que se calme... Ser mamá 24/7 es tener siempre compañía en el baño y hasta quien te pase el papel higiénico... Es tener tu casa echa un desorden porque vives en un círculo vicioso de ordenar y que tu bebé desordené. Es darte cuenta de que  tu casa solo estará ordenada durante la madrugada o cuando tengas visitas.

Aquí estaba almorzando y a la vez dándole teta a mi ratona


Ser una mamá 24/7 es sacar actividades o inventártelas para pasar todo el día con tu bebé, desde comprar burbujas, armar rompecabezas, manualidades, repostería, ver nuestros dibujos favoritos, cantar y hasta bailar. Es tener un break cuando toman su siesta y en vez de descansar, aprovechamos el tiempo para  ponernos a limpiar todo o ponerte a lavar la ropa. y mientras hacemos esto de rato en rato entrar a nuestras redes sociales. Habrán días en que los dejemos dormir más para así descansar un poco, aunque después terminen durmiendo a las 2 de la madrugada (como la mía). Y aún así el tiempo se hace eterno, tanto así, que esperas con ansias a que llegue tu esposo y coja al bebé para darte un merecido respiro. Después comienza el segundo round que es hacerlos dormir como en mi caso con la teta. Al final del día terminamos tan cansadas, pero esto no termina ahí porque ya mismo echada en tu cama te pones a hacer tu lista mental de actividades para el día siguiente. Ya cansada te quedas dormida o mejor dicho te desmayas del cansancio jajaja

Siendo una mamá que ha trabajado fuera de casa y ahora lo hace adentro, me hizo darme cuenta que el ser una mamá 24/7 es realmente cansando, agotador y estresante, a veces dan ganas de explotar, pero vemos a nuestros hijos tan pequeños y tan dependiente de nosotros que todas las travesuras y sus payasadas se me olvidan por completo cuando me doy cuenta de que somos "afortunadas" de poder disfrutar del día a día con ellos.

Gracias  por leerme


Mami Dientes

Instagram